in

Posible asociación entre la exposición a la contaminación del aire, especialmente a una edad temprana, y alteraciones en la estructura cerebral

Posible asociación entre la exposición a la contaminación del aire, especialmente a una edad temprana, y alteraciones en la estructura cerebral | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Crédito: CC0 Dominio público

Un estudio publicado en la revista Contaminación ambiental ha encontrado una asociación, en niños de 9 a 12 años, entre la exposición a contaminantes del aire en el útero y durante los primeros 8,5 años de vida y alteraciones en la conectividad estructural de la materia blanca en el cerebro. Cuanto mayor es la exposición del niño antes de los 5 años, mayor es la alteración de la estructura cerebral observada en la preadolescencia. El estudio ha sido liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

Los tractos o haces de sustancia blanca cerebral aseguran la conectividad estructural al interconectar las diferentes áreas del cerebro. La conectividad se puede medir estudiando la microestructura de esta materia blanca, un marcador del desarrollo cerebral típico. La microestructura anormal de la sustancia blanca se ha asociado con trastornos psiquiátricos (p. ej., síntomas depresivos, ansiedad y trastornos del espectro autista).

Además de la asociación entre la contaminación del aire y la microestructura de la materia blanca, el estudio también encontró un vínculo entre la exposición específica a partículas finas (PM2.5) y el volumen del putamen, una estructura cerebral involucrada en la función motora, los procesos de aprendizaje y muchas otras funciones. Como el putamen es una estructura subcortical, tiene funciones más amplias y menos especializadas que las estructuras corticales. El estudio encontró que cuanto mayor es la exposición a PM2.5especialmente durante los dos primeros años de vida, mayor es el volumen del putamen en la preadolescencia.

“Un putamen más grande se ha asociado con ciertos trastornos psiquiátricos (esquizofrenia, trastornos del espectro autista y trastornos del espectro obsesivo-compulsivo)”, dice Anne-Claire Binter, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

«El aspecto novedoso del presente estudio es que identificó períodos de susceptibilidad a la contaminación del aire», continúa explicando Binter. «Medimos la exposición utilizando una escala de tiempo más fina mediante el análisis de los datos mes a mes, a diferencia de estudios anteriores en los que se analizaban los datos por trimestres de embarazo o años de infancia. En este estudio, analizamos la exposición de los niños a la contaminación del aire. desde la concepción hasta los 8,5 años de edad mensualmente».

Efectos observados incluso a niveles de contaminación que cumplen con los estándares de la Unión Europea

Otro punto fuerte de este estudio es que los datos analizados provienen de una gran cohorte de 3.515 niños inscritos en el Estudio Generación R en Rotterdam (Países Bajos).

Para determinar la exposición de cada participante a la contaminación del aire durante el período de estudio, los investigadores calcularon los niveles diarios de dióxido de nitrógeno (NO2) y material particulado (PM2.5 y PM2.5 absorbancia) en sus domicilios durante el embarazo de la madre y hasta los 8,5 años de edad. Cuando los participantes tenían entre 9 y 12 años de edad analizados, se sometieron a imágenes de resonancia magnética cerebral para examinar la conectividad estructural y los volúmenes de varias estructuras cerebrales en ese momento.

Los niveles de NO2 y PM2.5 registradas en el presente estudio excedieron los límites de los umbrales anuales especificados en las directrices actuales de la Organización Mundial de la Salud (10 µg/m3 y 5 µg/m3respectivamente) pero cumplió con los estándares de la Unión Europea (UE), una indicación de que el desarrollo del cerebro puede verse afectado por la exposición a la contaminación del aire a niveles inferiores a los valores límite actuales de la calidad del aire de la UE.

«Una de las conclusiones importantes de este estudio», explica Binter, «es que el cerebro del bebé es particularmente susceptible a los efectos de la contaminación del aire no solo durante el embarazo, como se ha demostrado en estudios anteriores, sino también durante la infancia».

“Deberíamos hacer un seguimiento y seguir midiendo los mismos parámetros en esta cohorte para investigar los posibles efectos a largo plazo en el cerebro de la exposición a la contaminación del aire”, concluye Mònica Guxens, investigadora de ISGlobal y última autora del estudio.


La exposición temprana a la contaminación del aire provoca cambios en la conectividad cerebral en los preadolescentes


Más información:
Contaminación del aire, microestructura de la materia blanca y volúmenes cerebrales: períodos de susceptibilidad desde el embarazo hasta la preadolescencia. Contaminación ambiental (2022).

Proporcionado por el Instituto de Salud Global de Barcelona


Citación: Posible asociación entre la exposición a la contaminación del aire, especialmente a una edad temprana, y alteraciones en la estructura cerebral (22 de septiembre de 2022) consultado el 22 de septiembre de 2022 de https://medicalxpress.com/news/2022-09-association-air-pollution-exposure -joven.html

Este documento está sujeto a derechos de autor. Aparte de cualquier trato justo con fines de estudio o investigación privados, ninguna parte puede reproducirse sin el permiso por escrito. El contenido se proporciona únicamente con fines informativos.



Fuente de la Noticia

Report

Te gusto la publicación?

8 Points
Upvote
Herramienta de edición de ARN, una prueba rápida y sensible para COVID-19 | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Herramienta de edición de ARN, una prueba rápida y sensible para COVID-19

Halle Bailey habla de lo loco que fue el trabajo de acrobacias para hacer una versión de acción en vivo de La Sirenita | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Halle Bailey habla de lo loco que fue el trabajo de acrobacias para hacer una versión de acción en vivo de La Sirenita